Fugas en sistemas de aire comprimido

Gestión de las fuga:


Localización, señalización, valoración y reparación

¿Qué es una fuga?

Fuga: Salida o escape de un fluido (líquido o gas) por una abertura producida accidentalmente en el recipiente que los contiene o en el conducto por el que circulan.

¿Qué producen las fugas en aire comprimido?

·        Caídas de la presión

o   Funcionamiento anómalo de los sistemas

o   Bajada de la producción

·        Pérdidas energéticas

o   Aumento de costes de la producción

o   Mayor consumo energético (eléctrico)

·        Desgaste de los compresores

o   Aumento del  tiempo de funcionamiento del compresor

o   Mayor cantidad de reparaciones y paros intempestivos

o   Disminución de la vida útil del compresor

Las fugas de aire comprimido suponen, a nivel general, entre un 20 y un 30% del aire comprimido para procesos industriales, pérdidas muy importantes económicamente.

En los sistemas de de aire comprimidos las fugas  pueden ser muy diversas en tamaño y forma o en la dificultad de su reparación.

En tamaño y forma, la mayoría de las fugas existente en los sistemas industriales no son localizables simplemente “escuchando” cuando andamos por la planta, solamente las fugas más grandes emiten sonidos audibles al oído humano (< 20 KHz), pero estos sonidos ya no son direccionales, es un sonido envolvente, difícil de localizar.

Los ultrasonidos

Para la localización efectiva de las fugas de cualquier tamaño utilizamos la técnica de ultrasonidos por vía aérea (airborne ultrasound), que trabajan en frecuencias entre los 20 KHz y los 100 KHz, normalmente para la localización de fugas utilizaremos una frecuencia de 40 KHz.

A estas frecuencias los ultrasonidos son direccionales, una característica que facilita la detección y localización de las fugas.

Para que se produzcan ultrasonidos necesitamos que se produzca una turbulencia en el paso del aire de una presión mayor a una presión menor (atmósfera), esta turbulencia es detectada a distancia por los equipos de ultrasonidos y transformada a un solido audible que puede reconocer el inspector experimentado, es importante saber reconocer y diferenciar los ultrasonidos que emite una fuga a los emitidos por el resto de los equipos existentes en la planta, como, fricciones, sonidos eléctricos, etc.

La inspección

La experiencia del inspector y la utilización de equipos de características adecuadas nos permitirá mejorar los rendimientos durante la inspección.

Es importante señalizar y documentar las fugas encontradas, mediante etiquetas, fotos, valores de dB, presión de trabajos, etc., ya que el informe emitido debe ser fácilmente entendible para el técnico reparador de las fugas, que al fin y al cabo es como se van a producir los ahorros energéticos, reparándolas.

Señalización de las fugas y datos en la foto del informe

Técnicos y equipos

Nuestros técnicos de BAC e ICIASA están entrenados y certificados para la realización de inspecciones en cualquier tipo de instalación, mediante equipos ultrasonido de altas prestaciones  (Ultraprobe UP15000) e incluso equipos de ultrasonidos y fotografía para ambientes ATEX (EX) Ultraprobe UP9000 Atex.

El primer paso para la gestión de fugas y mejora del sistema de aire comprimido es la localización y señalización de las fugas, paso previo e imprescindible para una reparación efectiva.

Recuerde el aire es gratis, comprimirlo NO.

Otros ensayos no destructivos aquí