Mediante la termografía y equipos de medición individuales de la tensión e intensidad de los módulos podemos determinar las pérdidas que ocasionan una o varias células calientes en un módulo fotovoltaico.

Las pérdidas variaran en función de la gravedad del defecto y también de la temperatura del módulo y de las células afectadas.

Módulo fotovoltaico con varias células defectuosas
Módulo fotovoltaico con una célula defectuosa

En las anteriores imágenes podemos ver la comparación de 3 módulos fotovoltaicos (paneles) dos de ellos sin defectos detectables con termografía y uno de ellos con una o varias células afectadas (células con grietas).

Los módulos no afectados nos dan una potencia alrededor del 80% (*), y los módulos con defectos localizados con termografía ofrecen una potencia entre el 58 y el 64%, dependiendo del defecto y las temperaturas.

Como podemos ver solamente cae el valor de la tensión (V) no la intensidad (I), pero que afecta a la producción.

La termografía es una técnica fundamental para las inspecciones en plantas fotovoltaicas (y en otras renovables) ya que conociendo el tipo de defecto podemos determinar la evolución de los módulos a lo largo del tiempo.

No todos los defectos localizados mediante termografía se comportan de la misma manera a lo largo del tiempo, algunos no evolucionan y otros pueden dejar el módulo sin producción, lo que afecta al string o serie donde está conectado.

Las inspecciones manuales proporcionan más información que las inspecciones realizadas mediante dron, aunque estas evidentemente pueden ser mucho más rápidas.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar